Deslizamiento de El Golfo (El Hierro).-#LIG Canarias

DSC08629

Para celebrar el Día Mundial del Planeta Tierra os invitamos a apadrinar este LIG a todos aquellos que lo visitáis al menos una vez al año. Ayúdanos a conservarlo, el Planeta te lo agradecerá.

En la costa septentrional de la isla de El Hierro, un profundo entrante semicircular constituye el valle de El Golfo, frente a los otros dos sectores costeros que son más rectilíneos. La evolución morfológica de El Hierro ha estado marcada por los deslizamientos de sus laderas que han configurado las costas del Julán, en el sur, las Playas, en el este, y El Golfo, en el oeste.

De toda las características volcanológicas de la isla, la más destacada es, sin duda, la depresión de El Golfo. Los estudios realizados sobre el deslizamiento que lo generó y los depósitos que se originaron indican que es uno de los mayores y mejor conservados deslizamientos de flanco insular ocurridos en una isla oceánica en tiempos cuaternarios. Construidos los principales cimientos volcánicos subaéreos, la isla siguió creciendo debido a la actividad volcánica que se concentró principalmente en el punto de encuentro de las tres dorsales o ejes de rift, hasta llegar a una situación crítica de peligrosa inestabilidad que acabó en catástrofe. En unos segundos, probablemente actuando de detonante algún temblor sísmico o el ascenso magmático, se deslizó el flanco oeste de la isla y se precipitó por el talud marino para expandirse luego por los fondos oceánicos. Así, en la pequeña isla de El Hierro se produjo en el Pleistoceno superior uno de los fenómenos naturales más violentos y devastadores de los que se tenga noticia: un deslizamiento de proporciones gigantescas. Este proceso no fue único, sino que al menos se repitió dos veces en El Golfo donde, como la herida de un colosal zarpazo, aparece el impresionante anfiteatro del valle del Golfo con dos anfiteatros superpuestos.

En la pequeña isla de El Hierro se produjo en el Pleistoceno superior uno de los fenómenos naturales más violentos y devastadores de los que se tenga noticia: un deslizamiento de proporciones gigantescas

El deslizamiento inicial supuso la dislocación de 234 km3 de rocas, mientras que el segundo, de menor tamaño, removilizó unos 84 km3 de material. Los depósitos de la avalancha se extienden a 4.000 m de profundidad, cubriendo un área de 1.500 km2, con espesores de 250-350 m. El fenómeno fue de tal magnitud que, bloques de hasta 1,5 km de diámetro y 300 m de altura se encuentran actualmente en las zonas distales. Los deslizamientos de El Golfo son de los mejores estudiados en el Mundo, remontándose su descubrimiento a finales de los años 90 (Mansson, 1996; Urgeles et al., 1996; Urgeles et al., 1997). Actualmente, además de maravillarnos con su paisaje, sigue siendo un lugar de gran interés científico siendo el último estudio el de León et al. (2017).


El proyecto #LIGCANARIAS (ProID2017010159) cuenta con financiación de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI) del Gobierno de Canarias y está cofinanciado por los Programas Operativos FEDER y FSE de Canarias 2014-2020″. Una crónica para nuestro álbum de cromos de Inés Galindo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s