Entrevista a Sergio Tuñón, miembro de la Brigada de Salvamento Minero, Medalla de Oro de Asturias y Premio Extraordinario de Defensa

Sacrificio, entrega, solidaridad y un lema que parece un arañazo en el estómago “nadie queda atrás”, son los ejes que articulan a la Brigada de Salvamento Minero , ganadora de la Medalla de Oro del Principado de Asturias. El reconocimiento a este cuerpo altamente especializado, los GEOs del rescate minero, llega ahora a pesar de que su centenaria existencia. Sergio Tuñón, hasta hace poco director técnico de la Brigada integrada por doce hombres nos cuenta las penalidades e historia de un trabajo donde dan lo mejor de sí mismos. No hará falta decir que a lo largo de la conversación el profesional curtido ya en atender a los medios de comunicación -a la fuerza ahorcan- deja paso al asturiano, con su reciedumbre y su ironía, de modo que en algún momento la transcripción ha querido mantener la naturalidad de su habla para que conozcan al hombre detrás del héroe, mal que le pese la definición.

Convivir con el peligro

¿Los rescates que realiza la Brigada requieren un nivel de tecnificación muy complejo?

En nuestros 107 años de historia hubo rescates muy largos, de técnica minera de principio a fin, de labores mineras en terrenos muy malos derrabables, con presencia de gas. No olvidemos que el carbón tiene esa especificidad de estar en algunas zonas con carbones con una velocidad de desorción de metano no solamente prácticamente instantánea en cuestión de segundos, sino con volúmenes de desorción de metano muy, muy elevados que hace que se pase a situaciones de anoxia en cuestiones de segundos como desgraciadamente ocurre. Me viene a la memoria un accidente por el hundimiento de un taller de carbón durante más de dos semanas con condiciones deficientes de ventilación, de sostenimiento del terreno muy complejas.

¿El trabajo es parecido al de brigadas de Andalucía o es totalmente distinto?

Es un laboreo diferente; tenemos mucha colaboración, y, de hecho, realizamos la formación de la brigada de Huelva, de minas de Aguas Teñidas de MATSA. Periódicamente suben varios grupos aquí, pero la formación se realiza para escenarios de peligros comunes a toda estructura subterránea, incendios de vehículos, gases, colapsos de grandes estructuras. Son escenarios completamente diferentes, pero peligros comunes.

Trabajáis en el entrenamiento de otras Fuerzas de Seguridad del Estado…

Llevamos ocho años dando un curso de microvoladuras para rescate a 20 Tedax de la Policía Nacional y siempre vuelven. Hacemos muchas colaboraciones con bomberos de Madrid, Barcelona, pero también de fuera de España y la parte más nuestra: formar y colaborar con las brigadas mineras de toda España.

¿Un conocimiento en vías de extinción?

Una vez que cierran las minas ¿cuál es vuestro futuro a corto o medio plazo?

Siendo sarcástico, si otros países se van a dedicar a sacar las materias primas y ahora ya no va a haber proyectos mineros en España, ¿por qué no renunciar al desarrollo, incluso aparcar el conocimiento minero y geológico adquirido?,…. pues porque va a haber obras superficiales, y cuando haya que ejecutar túneles habrá que hacer unos sondeos y avanzar en terrenos complejos, entonces ese conocimiento lo vamos a necesitar. Pienso que no debemos ser meramente transformadores y consumidores, o vivir exclusivamente de un monocultivo económico –turismo de sol y playa.-. Vamos a ser supercivilizados y esto tan incómodo, sucio y mal visto como la minería pasará como con el ¡que inventen otros!, pues ¡que minen otros, que excaven otros! Yo creo, y Europa se está empezando a dar cuenta, que dilapidar, prescindir de 200 años de minería del carbón sería un daño irrecuperable y grandísimo para un país como España históricamente muy minero y que atesora conocimiento minero milenario.

En mi opinión perder esa herencia, no seguir administrando todo ese patrimonio es un error económico, cultural, científico, y empresarial enorme.

“Prescindir de 200 años de minería del carbón sería un daño irrecuperable y grandísimo para un país muy minero histórica y milenariamente minero como España”

Es renunciar a la generación de tecnología para el sector…

Claro, si ahora decimos, vamos a prescindir de los conocimientos heredados de los romanos como el uso de puzolanas en el cemento, ¿es de recibo perderlos? El conocimiento minero es un patrimonio que incluso desde el punto de vista económico se va a necesitar, porque en algún momento la máquina no podrá hacer algo, se averiará, puede haber un accidente y ser necesaria la intervención humana. Ahora estamos en una disyuntiva terriblemente peligrosa, que es hacer de menos el conocimiento minero manual. Tengo la aplicación de Google Earth de ubicación de minas y en España tienes todo el mapa marcado de símbolos mineros. Y en cada mina seguramente, atendiendo a nuestra geología, muchas veces endiablada, hubo una praxis, un conocimiento minero, muchas veces único, que desgraciadamente se perdió en una parte muy importante. ¿Qué va a ocurrir el día que se necesite?, y ¿por qué no poner en valor ese conocimiento?

FORMSCION CONTINUA 20Porque hasta el cierre de las minas vosotros hacíais muchos rescates mineros al año, aunque habrá quien piense que es una situación muy excepcional…

Hay una parte de verdad en eso. Afortunadamente desde hace unos años la siniestralidad minera es excepcional, porque se mejoró mucho la tecnología, el conocimiento de los riesgos, la formación del personal. Nosotros estamos diversificados, nuestra actividad es poliédrica: trabajamos en túneles, obras civiles, en grandes infraestructuras subterráneas; porque las emergencias subterráneas no se gestionan como las de exterior, son emergencias muy complejas. Por suerte hay muy pocos accidentes en túneles de ferrocarril, de carretera, de metro, pero hay que ver el resultado cuando se producen, lo mismo que los accidentes mineros, porque tendemos a olvidar lo que significa trabajar a 100, 200, 300, 700 metros bajo tierra.

“En nuestros 107 años de historia hubo rescates muy largos, de técnica minera de principio a fin, en terrenos muy malos derrabables, con presencia de gas, escenarios muy complejos”

Llegaste a comentar en una entrevista que la base de los equipos de rescate actual seguía siendo la misma hoy que hace cien años…

Por supuesto y que no falle y pone en valor a los mineros. Siempre que voy a una mina me gusta trabajar con el personal. Siempre digo lo mismo: el personal más capacitado para trabajar en la emergencia de una mina es el de la propia mina. Aquí la BCSM de Asturias está para formar, para dar cobertura y apoyar; el Ministerio de Industria lógicamente sabe de nuestra existencia, tenemos un reglamento que obliga a que las minas tengan su brigada y si no disponen de ella contempla que se puedan mancomunar, es decir, que puedan compartir esos servicios. España a día de hoy tiene una infraestructura, una legislación y un planteamiento en minería y en salvamento minero que nadie puede criticar, sino todo lo contrario, porque lo tenemos como un servicio público. Hasta hace no mucho en algunos países se rescataba si podías pagar el rescate.

¿Ya os han dado alguna pista de cuál puede ser vuestra expectativa, alguna mina escuela como la de El Bierzo, habilitada solamente para simulacros?

De momento, va a seguir aquí un pozo abierto, además desde su apertura colaboramos con la instalación del Principado de Asturias de TST, donde formamos y entrenamos situaciones reales de grandes cargas de fuego. Soy de Asturias, vivo en plena naturaleza, me gusta mucho y ando más por la montaña que por otra parte, con lo cual no seré yo el que quiera ver la naturaleza de Asturias ni de ninguna parte hecha un vertedero, ni mucho menos, pero no creo en el ecologismo de salón. Creo que se pueden compaginar ambas actividades. No se trata de tocar la naturaleza porque sí, se trata de hacerlo para generar riqueza y hacerlo de manera responsable, con las medidas y garantías pertinentes. En ese punto no entiendo la distinta predisposición frente a la minería con respecto por ejemplo, a una obra que en nombre del progreso afecta igual o más un paraje natural, realizando movimientos de tierra muchas veces no necesarios como se está viendo con alguna obra faraónica, afectando irremediablemente acuíferos –que parecía era solo exclusivo de la minería-, abriendo un tajo por el medio de valles ad aeternum. Y sí, una mina va a hacer una labor traumática -yo siempre dije que no debemos de buscar metáforas para lo que es la minería- y por eso se puede hacer y exigir, que se haga de manera responsable, ordenada y planificada y cuando se acaba, la administración responsable debe poder auditar -incluso provisionando con anterioridad- la posible (i)rresponsabilidad civil, obligando un cese, clausura y devolución conforme a unos parámetros de restauración.

La minería del carbón va a quedar ahí como un recurso que no es ni de tan mala calidad como se dice (es malo lo que es malo, pero tenemos carbón de calidad), aunque a queramos mirar para otro lado, ni tan caro –como algunas empresas han conseguido en el precio final de venta-; algunas veces es dificultoso de sacar y algún día cuando el laboreo favorable en superficie se acabe, con relativa facilidad extractiva (en lugares como Colombia la minería del carbón no ha descendido a cotas de relativa profundidad), estarán en condiciones de dificultad similares a las nuestras y muy probablemente con soluciones muy similares a las nuestras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seguís al pie del teléfono por si os llaman ¿os preocupa que deje de sonar?

A nosotros el teléfono sólo nos preocupa cuando suena. Llevamos cuatro muertos en cuatro años -desgraciadamente el último en este mes de julio en nuestra Central Térmica-, con lo cual desafortunadamente tarde o temprano el teléfono suena. Siempre sonó, por lo que hay que estar preparado y listo.

En nuestro día a día hacemos trabajos complicados; que no se conocieran, que no fueran mediáticos no significa que no sean muy complejos, poniendo a prueba nuestro conocimiento frente a situaciones difíciles. Nosotros no queremos que suene el teléfono, porque sabemos que cuando suena vamos a escenarios con mucha tensión e inseguridad, porque seamos realistas, te llaman para el peor de los escenarios, porque salvamento minero no lo ejecuta cualquiera, porque exige unos conocimientos. Y a ese nivel, nosotros pensamos ¡por Dios, que no suene el teléfono en una buena temporada! Tenemos mucho trabajo, que es el gran desconocido, no sólo vivimos de la emergencia, lo que pasa es que nuestro primer pilar es lógicamente la prestación de socorro. Sin olvidar la parte más gratificante, la formación a brigadas mineras, industriales y la formación en general, que deja muy buen sabor de boca, pues es el primer paso para evitar incidentes y accidentes.

Cuando comentabas que te sentías orgulloso de que se pusiera el foco en vosotros después de 107 años, ¿ahora lo estáis sabiendo administrar para dar a conocer esa otra tarea menos relacionada con la emergencia o tras un caso como éste volvéis al anonimato y solamente se os conoce dentro de la cuenca?

A ver, nosotros, nos conoce la gente del ámbito en que nos movemos, dentro de la minería. Somos desconocidos para el gran público, pero nuestra mayor satisfacción es porque te llaman de cualquier parte, hasta de fuera de España, por el prestigio que la gente traslada y que es un orgullo para nosotros. Somos parcialmente profetas en nuestra tierra, porque creo, -lo digo con cierta amargura- que nuestra tierra reniega de la minería. Parece que la palabra minero es una losa, no vende, porque te vinculan con algo anacrónico o que está en vía muerta. En algunos sectores, incluso las escuelas, parece que la minería es un lastre, casi una cuestión de la que avergonzarse: intentaron cambios de nombre o maquillaje, cuando creo que es un motivo de orgullo y pedagogía, sobre todo, por lo que ha representado y representa… ¡y representará la minería!

Alguna vez he comentado a directivos de alguna empresa canadiense -sin entrar en chauvinismos- que hace más de 2.000 años aquí había minería metálica, y siendo Canadá actual potencia minera, no creo que tenga ese bagaje: el desarrollo minero de Tartessos, las explotaciones prerromanas de Texeo –Asturias- (en estudio por posibles aportaciones de gran alcance tanto en minería como antropología), y otras tantas (por remontarnos más atrás de la época romana). Eso sí en Canadá no hay un cuestionamiento permanente de la minería como sector generador de riqueza y progreso, todo lo contrario, se fomenta y favorece su desarrollo dentro y fuera del país.

Es un recurso que hay que poner en valor, creo que debería desempolvarse el sector minero, pues solamente salimos cuando hay malas noticias, somos una carga, y parece que no aportamos nada.

¿La medalla de Asturias compensa ese olvido?

No hay que compensar nada. Nos genera una cierta inquietud que al ser nuestro desarrollo profesional relativamente corto a la vez que intenso, (por la exigencia física y mental), se consiga poder prolongar y dar continuidad a esta centenaria cadena en la que ahora estamos nosotros, por eso nos gustaría seguir seguir estando ahí. Nuestra responsabilidad es seguir cumpliendo con nuestro trabajo, que perviva esta forma de ganarse la vida, que pueda seguir manteniéndose. Creo que piensen lo mismo en cualquier cuenca minera: Río Tinto, en Suria, en Remolinos… Los premios bienvenidos son, es más, ojalá pudiéramos ser catalizadores en beneficio del sector minero.

Eso sí, todos los buenos deseos para el sector no deben extenderse a la mala praxis minera, negligente e irresponsable, y en un futuro, ojalá que próximo, espero que decir minero o ligado a la minería no se asocie a expoliador o destructor del entorno, si no al orgullo que tenemos de ello los que trabajamos en este oficios. Por lo demás, si la brigada si siguiera como hasta ahora, podría continuar otros cien años, porque sigue teniendo su hueco y prestando su conocimiento lo mismo ahora que antes.


Alicia González (alicia.gonzalez@igme.es)
Responsable de la Unidad de Cultura Científica
Instituto Geológico y Minero de España

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s