Alejandro y Mariano, la cara y la cruz de la geoquímica

img_20180928_120922

Mariano y Alejandro son como una de esas parejas de cómicos, Pajares y Esteso, Martes y Trece, Cruz y Raya, Tip y Coll que, a pesar de tener una trayectoria académica dispar han sabido llevar adelante una vida profesional juntos en estos últimos años conjugando eso que tan difícil resulta: el respeto mutuo. En su caso, Alejandro y Mariano han encontrado el uno en el otro el complemento que les faltaba para llevar a cabo su trabajo; porque si Mariano era las manos y los ojos sobre el terreno, Alejandro era el transcriptor de esos conocimientos a veces intuitivos, otros largamente aprendidos de su compañero en informes de geoquímica. Un tándem ahora roto por la jubilación del que hacemos recuento en este diálogo que empezaremos retratando dos caracteres contrapuestos, el acelerado, la palabra atropellada de Alejandro Bel-lan, hombre imaginamos de explicaciones rápidas al teléfono, resolutivo, siempre con las prisas de quien sabe que el tiempo apremia y el de Mariano Martínez, al que uno podría confundir con un aldeano de visita en la ciudad por su bonhomía, el hablar reposado y la paciencia de quien ha caminado las tierras de España y nos dicen que las de Marruecos y República Dominicana. Sería fácil decir que el enjuto Bel-lan y el más generoso en carnes Martínez son una especie de Don Quijote y Sancho que han recorrido de palmo a palmo el suelo patrio, pero no caeremos en la comparación fácil. Lo que sí que es cierto es que sin la sensatez de Mariano al caminar en busca de los componentes que Alejandro le encomendaba los molinos de las vallas que muchas veces le impidieron el paso se habrían convertido en gigantes imposibles de franquear.

O sea que el trabajo que vosotros hacéis, de alguna forma cambia el aspecto  del paisaje y además a veces del antes al después no hay posibilidad de retorno…

Alejandro: Si una geoquímica previa de exploración ha descubierto anomalías interesantes de elementos químicos, se han hecho también perfiles de suelos, luego se puede pasar ya a hacer sondeos para ver lo que hay y una vez tramitados todos los permisos de investigación que demanda la Administración, con la explotación a cielo abierto se pierde todo el paisaje, claro. Luego se tienen que restaurar las zonas mineras a cielo abierto y las otras también. Pero es evidente que si hay una loma ya después la loma no existe; lo que hay (me muestra una foto) es un socavón tremendo y una corta que se llama (me aclara) minera muy grande que se ha explotado.

Mariano: Nosotros solamente hacemos los estudios previos de investigación; se buscan zonas o comarcas mineras o no  con ciertos intereses de investigación y nosotros muestreamos la zona para buscar unos resultados.

¿Y vais a tiro hecho?

Mariano: Si hay una zona de ambiente minero con una posible prolongación hacia esta zona, entonces ahí se marca una zona de interés y se va a ver si es real.

Alejandro: La geoquímica regional exploratoria consiste en explorar una zona amplia que puede ser incluso de muchas hojas 50000 o de una hoja y entonces lo que se hace es sobre la red de sedimentos, sobre la red de drenaje de arroyos que tiene tomar muestras en el sedimento y esas muestras pueden indicar que han arrastrado material desde arriba. Es decir, si hay un mineral interesante ha ido cayendo granito a granito hasta llegar ahí y cuando se analice eso aparece una anomalía de ese elemento. Paralelamente a eso también se hacen bateas que son los granos en sí. Esto te lo puede explicar muy bien Mariano cómo se hace y se saca.

Mariano (se ofrece a explicarlo, casi como si moviera una batea invisible entre las manos): Se saca por peso.

Alejandro: por decantación, para ver los minerales que hay y luego eso se estudiará en lupa binocular y se hace una cuantificación.

¿Pero ese procedimiento se sigue utilizando?

Mariano: Sí, yo lo he hecho mucho.

Parece una cosa muy antigua…

Alejandro: No, no, no.

Mariano: Ahí es donde encuentras una representación ya real de la geoquímica, de los minerales que hay en la zona. Y se sigue haciendo, aunque cada vez menos.

Te has tenido que ir adaptando desde las tecnologías más antiguas como puede ser el bateo a lo más actual, actualizarte tú mismo a la metodología…

Mariano: Vas rodando y te vas empapando, aunque tú no cambias;  el prospector no cambia el tipo de trabajo que hace, pero sí el tipo de análisis.

Alejandro: Son técnicas analíticas más finas.

¿Cuántos años llevas siendo prospector?

Mariano: Yo llevo toda la vida, treinta y tantos años. Yo empecé en Ibergesa una empresa que se dedicaba principalmente a trabajar con el Instituto como muchas otras, después la empresa nacional Adaro y alguna otra pequeña que nos contrataba por el proyecto que habían sacado al instituto.

¿Y tenías conocimientos previos de Geología?

Mariano: Me enseñaron, perdieron tiempo conmigo, bastante, y luego en el IGME he conocido otras técnicas y las he aplicado, pero donde más he aprendido fue al principio: no tenía ni puñetera idea de utilizar un esteroscopio, porque utilizábamos las fotografías 1: 20000 del Ejército americano. ¡Date cuenta de que un puntito de lápiz en un plano 50 000 son 250 metros, mientras que ahora vas con un GPS y si puedes clavas el sitio! Antes no teníamos eso, era brújula, plano y una orientación (se carcajea de la hazaña que suponía).

Alejandro: Con una plantilla sobre el mapa de papel se sacaba la coordenada y se escribía a mano una ficha de cada muestra. Ahora se toma con GPS y se sigue haciendo la ficha, pero con otros métodos. ¡Mira esto! (me enseña una foto y añade) pocillo, toma de muestras de sedimento para batear y estos son restos de una batea: granos de epidota, granos de senotina, galena… Es lo que se saca con las bateas y esto es minería pura. Luego cuantificas y si tienes unos niveles determinados, pues hay que hacer estudios más detallados y al final son sondeos que te dan ya lo que hay debajo para empezar la fase de exploración.

img_20180928_120926Imagino que hay zonas que a lo mejor se habían descartado porque un determinado recurso no existe ya, pero ahora con el cambio de las necesidades industriales se están recuperando zonas abandonadas.

Alejandro: Y los cambios de precios: aquí hubo una crisis muy fuerte de los metales y era mucho más barato comprarlos fuera y por eso se abandonó toda la minería metálica que quedó prácticamente abandonada. Al fin al cabo el consumidor va a lo que sale mejor económicamente. Ahora han vuelto a subir los precios de los metales y se ha ido recuperando; en el sur hay zonas de cobre que antes habían dejado, y ahora se han vuelto a explotar. También a veces se explotan escombreras; algunas se están reutilizando, porque hay material suficiente para, con una metalurgia adecuada, extraer los metales que hay y eso ya es rentable.
Mariano ha estado en el campo toda la vida, pero no sé si es también tu caso.

Alejandro: No, yo soy geólogo, y al campo he ido, pero poco.
Sois un poco la cara y cruz del mismo trabajo…

Alejandro: Exacto. Yo hacía gabinete.

Trabajo de despacho y tú en el campo. ¿Cómo se combina eso? ¿Es complicado? ¿Tú siempre has sabido los datos que podría necesitar Alejandro para trabajar y viceversa? ¿Cómo le explicas tú lo que necesitas?

Mariano: Se planificaba una zona y se decía hay que tomar unas muestras que te las situaban en el plano y mi labor era ir a ese punto y tomar aquella muestra. Cuanta más experiencia ibas cogiendo, más podías ampliar o cambiar una muestra.

Alejandro: O modificar el sitio, porque no era idóneo donde se había puesto. El trabajo previo de una campaña de Geoquímica, por ejemplo, supone la exploración geoquímica de la hoja 347 de Talavera de la Reina, entonces, en gabinete se planifica cuántas muestras podemos gastarnos, porque muchas veces hablamos de una densidad de hasta una o dos muestras por kilómetro cuadrado o una muestra por cada 10 kilómetros -hay varios tipos de densidades-, pero las de detalles son ya a partir de dos muestras, que es una densidad de exploración muy buena. Entonces sobre la red de mapas del IGN, la red de drenaje de ríos y arroyos, se ponen los puntos de muestreo y se distribuyen por toda la hoja. A él le damos la hoja, antes era en papel y se iba al campo, hacía su recorrido y tenía que pisar todo el campo, porque tenía que tomar muestras en todos los sitios.
Tomar las muestras es un trabajo muy duro…
Mariano:
Es un trabajo duro por muchas cosas. Te tienes que planificar, madrugar mucho en verano, porque si no a mediodía, a las once de la mañana no puedes trabajar. Y tienes que ser responsable del trabajo que haces y tener un rendimiento para llegar a fin de mes con un número de muestras para que te salgan las cuentas del proyecto.
Es como si fueras un autónomo… ¿Y es cierto que controla bien las horas?

Alejandro: Sí, sí, sí, sí. Últimamente, trabaja dos semanas seguidas en las que hay que tomar 50 u 80 muestras. Las planifica como quiere y de hecho, sale de noche del hotel  y empieza las primeras muestras al clarear que ya ve algo

Mariano: Yo en invierno y en verano tengo que levantarme de noche para llegar al primer punto que sea amaneciendo y esperar a que haya luz para hacer una foto. Si no lo haces así es muy difícil.

¿Y siempre se tienen que documentar gráficamente?

Alejandro: Antes no había esas técnicas; actualmente hay que tomar con GPS las coordenadas y rellenar una ficha que luego se informatiza, pero también tomar una foto del pocillo o de donde ha tomado la muestra, el arroyo y luego una del ambiente para que se vea en qué ambiente está, pero no es por un control para ver si ha estado en el sitio o no , sino porque luego hay dudas y hay que ver cómo era aquello, porque tú no has estado en el campo. Estas fotos se archivan y luego se pueden consultar, porque una vez que todas esas muestras se han preparado y se han llevado a analizar se elabora un informe. Al campo tiene que ir el que lo prepara, porque si no vas en geología no te haces idea de muchas cosas; no se puede trabajar solamente sobre lo teórico, hay que pisar.

“Al campo tiene que ir el que prepara todo esto, porque si no vas en geología no te haces idea de muchas cosas; no se puede trabajar solamente sobre lo teórico, hay que pisar”

Incluso cuando ha tomado la muestra a lo mejor le acompañan algún día para ver cómo son los arroyos, si tiene mucha pendiente, porque entonces el material va muy rápido, mientras que si es un sitio muy remansado es distinto.

Así que sólo desde el despacho no se puede hacer…
Alejandro:
No, no, no, lleva una parte de campo. El geólogo geoquímico tiene que ir al campo y tiene que saber geología para saber lo que hay debajo.

Cuando le has acompañado al campo habrás visto los conocimientos de alguien que está en él constantemente…

Alejandro: Claro, yo me fío mucho más de él.

…y viceversa…

Alejandro: Si yo le indico un sitio, él me corrige y me dice, ‘mejor por aquí’. Vivimos rodeados de contaminación y como sabe los sitios donde hay peligro de contaminación y no los toma ahí. Cuando  ves un bidón en el arroyo tirado 100 metros arriba entonces tienes que  moverte un poco. Si hay un puente que pasa por la carretera, entonces tienes que irte aguas arriba para que no tenga contaminación de la carretera. Las líneas eléctricas también contaminan, las de alta tensión, y hay que alejarse un poco de ellas.

Mariano: Cada vez es más difícil tomar una muestra que esté totalmente limpia.
Hay tanta contaminación… En la ficha también se reflejan muchos ambientes como el cultivo que hay, porque para cada cultivo conlleva un tratamiento de herbicidas,  entonces hay que reflejar si son cereales, olivos, para que luego se tenga en consideración cualquier anomalía que pueda transgredir la muestra.

¿Y tú qué aprendes de Alejandro cuando te acompaña a una salida del campo?

Mariano: Hombre normalmente vas escuchando y te dice ‘¡no mira aquí!, que hay un contacto entre el granito y unos esquistos y entonces ya sabes que se desarrollan muchos más minerales en los contactos que fuera de ellos. Entonces a la hora de poner en una ficha la litología de una zona que está cubierta, recuerdas, ‘aquí me dijeron que era esto o aquello’ y vas aprendiendo.

Alejandro: Siempre se aprende, es mutuo. Pero obviamente el que sabe es él. Luego en lo que se refiere a la geología los geólogos saben más. Se pueden dar explicaciones, pero él sabe geología práctica, porque ha estado toda su vida trabajando en el campo. En una ocasión, en Inglaterra un compañero, Juan Locutura preguntó a un paisano por unos esquistos y le dijeron dónde estaban, aunque no tenían ni idea de geología, porque pasaba gente por ahí y le sonaban los nombres.

img_20180928_120932

Mariano: Y es especialmente duro, porque para estar tantos días en el campo, para eso hay que valer, es como ser cura.

¿Tienes familia?

Mariano: Sí y la tengo lejos.

¿Nunca te ha recomendado un trabajo más fácil que esté?

Mariano: Sí, siempre. Yo creo que es vocacional; el estar en el campo para mí es vital.

“Para estar tantos días en el campo, para eso hay que valer, es como ser cura”

¿Pero tú cómo llegas a esto?

Mariano: Pues mira, mis padres son agricultores y me hice el Bachiller con Geología como optativa y eso me gustaba y  me ofrecieron un trabajo. Y me empezaron a enseñar.
Y a los 15 o 20 días ya vino alguien conmigo, un ingeniero técnico, y me estuvo planteando el trabajo en el campo, todo aquello que me había estado explicando y que había estado intentando estudiar.

¿Estás aquí como por accidente, se te ha ido enredando la cosa, enlazando trabajos?

Mariano: Sí, pero por la ambición, porque yo veía al Instituto algo grande. Bueno yo he estado en una empresa que trabajaba para el instituto en pequeños proyectos. Entonces yo quería ir allí. Y bueno pues al final me apoyaron y me seleccionaron en el 82.

Será porque lo hace bien…

Alejandro: Sí, sí, claro que sí. Prácticamente entramos a la vez de aquí al IGME él y yo. Yo entraba por la parte de GIS, de informática para trabajos de Geoquímica, para el antiguo plan de exploración sistemática del territorio nacional a principios de los 80. Él entró como prospector y yo como titulado superior.

Tenéis trayectorias paralelas…

Alejandro: De hecho, más o menos nos llevamos un mes de diferencia casi de jubilación o sea que sí, son vidas paralelas. Viendo lo duro que es este trabajo he hecho algunas campañas yendo solo al campo, porque salió un proyecto europeo muy importante sobre gemas y había que tomar muchas muestras en España y éramos poca gente y todos colaboramos. Estuve tres veces en campañas de una semana y llegaba medio loco, por estar solo en el campo, por si pasa algo, por no poder hablar con la gente, porque él es más extrovertido, pero a mí me cuesta más hablar con la gente si no la conozco de nada, y eso es duro… Ha habido épocas en que ibas acompañado siempre.
Mariano: Yo he tenido suerte de no haber tenido ningún problema, ni ningún accidente, pero a medida que te vas haciendo más mayorcito y te paras a pensarlo, te dices ¡qué salvajada estoy haciendo, porque esto no hay dinero que lo pague, ni llegar a un hotel que nadie te conoce, al que si vuelves por la noche bien y si no, pues alguien vendrá a recoger las cosas!
img_20180928_121818No sé no es como viajante de feria antigua… 

Con el paso del tiempo a lo mejor entienden mejor lo que puede ser un geólogo, pero supongo que cuando empezaste a hacer el muestreo en campo debía ser una cosa como marciana…

Alejandro: Depende de las zonas, porque en algunas la gente sabía de Geología y hay otras que no.

Mariano:  En las zonas mineras (tercia) sí conocían un poco. Decían ‘es un señor que viene a las minas, un minero’, pero en otras zonas nada.

¿Y la acogida era buena o había cierto resquemor?
Mariano: No, hacia nosotros no. Tuve algún problemilla con la colocación de cementerios de materiales radioactivos.

Alejandro: (le corrige enseguida) …porque pensaban que era para eso.

Mariano: Entonces te decían ‘Pues mire ese coche, ayer quemaron uno parecido al suyo’. Andabas con pies de plomo y yo me presentaba, pero dudaban y hay situaciones que parecen sacadas de un tebeo.
Alejandro: A veces pide ayuda, sobre todo con el tema de fincas. Él se maneja muy bien, aunque cada vez hay más vallas en las fincas  que antes estaban más abiertas.
¿Cuánto tiempo dura cada campaña?
Mariano: Depende. Una vez que termina el muestreo termina la campaña.

Pero puedes estar una semana o dos semanas.
Alejandro: Varios meses descansando obviamente, no seguido. Hace tiempo que trabaja dos semanas seguidas y fin de semana incluido . Y cada dos tres tandas descansa unos días y otra vez, porque desplazarse es hacer largas estancias. Él ha estado haciendo muchos trabajos en Huelva en la Faja Pirítica: sólo ir para allá y volver ya son dos días que pierdes y así de una semana sólo trabajarías tres días, con lo cual iría lentísima. Así se puede echar diez días de trabajo efectivo y es mejor.

Mariano: Y para mí es mejor, porque si tengo que solucionar cualquier cosa en mi casa tengo unos días, pero es duro, es duro…

¿Y ahora que estás a punto de jubilarte volverías a empezar en esto?
Mariano:
Sí pero mejor, porque otra cosa que tiene el campo, es que si estás aquí te ven y te sienten, pero cuando estás en el campo se olvidan de ti lo cual es lógico, pero si no te ven ni asciendes, ni nada.
Alejandro: A ti tus jefes directos te consideran, siempre te han considerado.

Mariano: Nos podemos abrazar y querernos mucho, pero…

Alejandro: Dentro de la estructura la carrera de una persona como él es lastimosa, porque no tiene futuro.
Mariano: Es una tarea muy dura.

En los papers, en las publicaciones ¿apareces?

Alejandro: En los trabajos publicados, en éste, por ejemplo, debe aparecer un informe donde se incluyen las pruebas.
No sé si te hace ilusión este tipo de cosas…

Mariano: Pues hombre, personalmente sí, pero mis amigos no leen esto. Tengo un libro con mi nombre, pero ni mis hijos lo han visto.

¿No han querido ser prospectores?
Mariano:
No, a ninguno le gusta viajar, por reacción a esa situación de que no han tenido padre. Yo llegaba y me decía mi mujer, ahí tienes a tus hijos. Y a mí, después de un viaje de mil kilómetros me venían los niños encima y me veían que estaba hecho polvo. Son situaciones que no son fáciles…

Debe ser como vendimiar…

Mariano:  No creo que haya nadie dispuesto a hacer el trabajo que nosotros hacemos.

¿Cuánta gente hay ahora haciendo prospección?

Alejandro: Aquí en la casa hay en geofísica, que debe tener gente trabajando el campo.

Mariano: Pero ya es otra historia distinta.

Alejandro: Aquí hemos llegado a ser cinco y seis personas de prospectores, no hace mucho tiempo.

Antes hablábamos de gente que se estaba formando contigo; no sé si hay ya gente que sepa hacer tu trabajo cuando te jubiles…

Mariano: Va a quedar un chaval, pendiente de un contrato que funciona bien, pero por el poco dinero que ha habido en los últimos años no me he podido dedicar a enseñarle las técnicas de este trabajo, porque todos hemos ido a cumplir un proyecto.

Con tu jubilación entonces muere la capacidad de hacer prospecciones dentro del IGME…

Mariano: Imagino que se encargará a alguna empresa, pero la cosa directa de decir ‘vamos mañana y nos traemos los resultados’…
Alejandro: Las campañas grandes de 35000 muestras obviamente ni él ni 15 como él aquí en el IGME podrían hacerlo;, eso se contrata a empresas. Su labor es ir a supervisar el trabajo de campo y enseñar primero a los prospectores nuevos en un período de formación, a gente que le gusta el campo y él va de cuando en cuando mirando cómo van las muestras, si tienen algún vicio de toma y toma muestras de control duplicadas para luego analizarlas y comprobar qué han tomado ellos. Otro trabajo importante que ha hecho él en el extranjero trabajando para el IGME ha sido en varios proyectos en el norte de Marruecos y en República Dominicana. Él no era prospector de campo como tal y había equipos locales de gente de allí, pero les iba a enseñar y para comprobar, a guiarles y luego a hacer bateas, que es la técnica más complicada de enseñar. Tampoco eran tantas muestras y él mismo las bateó en Dominicana: el país entero se lo machacó en varias campañas.

Mariano: La batea es una cosa que aprendes haciendo muchas. A mí me enseñó un señor minero que hacía esa labor para sacar oro de las cuencas de la provincia de Cáceres y he seguido haciendo en muchos de los proyectos, porque no todos llevan sedimentos o batea. Cuando vas a enseñar a alguien le enseñas los movimientos: que no se le vaya la arena toda de golpe, que mueva mucho la batea para que queden los minerales en el fondo, todo lo que sea pesado. Consiste en conocer un poco antes la mecánica del río, dónde hay depósitos, dónde descargan más pesados que ligeros, tener ese conocimiento. Hay que lograr afinar de tal manera que queden más pesados en la batea que lo que se te pueda ir.

“Si el IGME quiere seguir haciendo trabajos de Geoquímica, si quiere seguir dando trabajo necesitamos gente que vaya al campo a tomar las muestras y esa labor es fundamental”

¿Sigue siendo necesaria tu tarea?

Mariano: Bueno, yo creo que no vendría de más.
A lo mejor esto se lo tengo que preguntar a Alejandro, ¿es una labor imprescindible?

Mariano: Yo sé que con mi trabajo se han hecho muchos proyectos y ahora cada vez hay menos. A lo mejor ha mejorado la técnica del análisis y se puede suplir. Pero creo que como técnica debería seguir existiendo.

Alejandro: Es fundamental; si el IGME quiere seguir haciendo trabajos de Geoquímica, si quiere seguir dando trabajo necesitamos gente que vaya al campo a tomar las muestras y esa labor es fundamental. Por supuesto que si el IGME decide dejar hacer geoquímica no hace falta ni él ni yo, ni nadie, pero si hay que hacerla se necesitan prospectores y si son proyectos gordos se puede contratar, pero luego hay que controlar lo que has contratado porque te pueden engañar, así de claro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cómo se haría ese control si el conocimiento de Mariano es insustituible?
Alejandro: Seguro que vamos a tener que poner a una persona del perfil de Mariano. La lástima es que no se solape un tiempo suficiente para que se empape de sus conocimientos; tendrá que ir aprendiendo.

Porque no es algo para lo que haya una FP.,.

Alejandro: No, no la hay. La experiencia es que cuando geólogos que han acabado la carrera se han presentado a estas plazas tienen conocimientos teóricos suficientes, incluso algunos de ellos prácticos, pero al poco tiempo se quieren promocionar, lo que es lógico también y dejan su trabajo. Ahora la tecnología ha avanzado para ir al campo con unos medios digitales mejores, pero aquí fuimos los primeros que compramos cámaras para hacer estas fotos en el campo con unos disquetes nuestros grandes negros de 3 1/2; ¡Parecías un fotógrafo del siglo XIX! (sonríe).

Mariano: Y otros te decían ‘¿para qué lleváis eso si es un trabajo de azada?’

Alejandro: Aparte también llevan un radiómetro aparatos sofisticados para tomas de datos en campo o peachímetros para tomar ph de aguas. Son todo técnicas novedosas que ha aprendido.

Todo compaginado con la azada…

Mariano: La azada es el elemento fundamental, porque hay que cavar y de hecho, el que no cava…

Alejandro: El que anda flojo, al final no cava…

Es un trabajo que combina la última tecnología puntera con lo más ancestral.

Alejandro: Con la boina, vamos (bromea).

Mariano: (sentencia) Al fin y al cabo somos más rurales que…


Y si te interesa saber más, entra en nuestro tablero de Pinterest de Geoquímica.

Alicia González (alicia.gonzalez@igme.es)
Responsable de la Unidad de Cultura Científica
Instituto Geológico y Minero de España

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. María González Sánchez dice:

    Encantada de verlos a los dos tras casi 10 años (¡y están igualitos!) Yo fuí una de esas geólogas que trabajó de prospector y promocionó. Aprendí mucho con ellos y los recuerdo con cariño. El trabajo de Mariano es muy, muy duro y no está nada reconocido. Y no puedo estar más deacuerdo, para trabajar en geología, hay que pisar el campo. Enhorabuena por la entrevista y gracias.

    Me gusta

    1. Muchas gracias María por tus palabras. Nos alegramos de que hayas reconocido en este diálogo a tus antiguos compañeros. Un saludo,

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s