Kindelán y Meseguer arrojan luz sobre el “espantoso crimen”

Imágenes de la revista Estampa (lawebdelassombras.blogspot.com/…/las-tres-ninas-de-hilarion-eslava.html)

Les hablamos de un caso que desveló a la mismísima María Cristina de Borbón, reina madre de Alfonso XIII de su plácido sueño real y le hizo instar a su hijo a impelir a Primo de Rivera a no cejar hasta encontrar a las niñas desaparecidas. Se trata del asesinato de María Ortega Guirado, Angelita Cuevas Guillén y Mariquita del Val Paredes, tres chiquillas de siete, ocho y diez años,  de la madrileña calle Hilarión Eslava, entonces en los arrabales de la ciudad. Fueron a hacer un recado a un ultramarinos, “El Progreso”, situado en Moncloa, y nunca más volvieron a ser vistas con vida hasta el hallazgo de sus cuerpos en Cea Bermúdez. El suceso acaecido el 24 de mayo de 1924 conmovió a la opinión pública del momento que siguió con interés las indagaciones de los avances en la investigación policial. Se indagó la conducta de las menores, alguna conocida por ejercer la mendicidad, todas habituadas a “escapar” de la tutela familiar paseando, jugando o yendo a las sesiones del cinematógrafo. Se practicaron registros policiales en las zonas más lumpen de un Madrid entonces rodeado de campos donde se instalaban los personajes menos recomendables. Como en toda desaparación la colaboración ciudadana y la rumorología funcionaron a partes iguales: las niñas “eran vistas” en la taberna Petín, pretendidas en El Escorial por un extravagante hombre de bigote rubio, acompañadas por una joven en una tasca de donde salieron al punto cuando nos les sirvieron vino a las menores, en Teruel, en compañia de titiriteros como Emilio, el hermano de María del Val, a bordo de un coche camino de la frontera francesa o habían sido secuestradas por las sociedades catequistas para adoctrinarlas en la fe. Pistas que no conducían a buen puerto y a un rastro fiable… No sería hasta cuatro años más tarde que se dio con el paradero de las pequeñas. Corría el 18 de febrero de 1928.

 

Imágenes de la revista Estampa (http://hemerotecadigital.bne.es/pdf.raw?query=id:0003388721&lang=en&search=&log=19280221-00000-00040/Estampa+%28Madrid.+1928%29)

Entre los sospechosos, un cura de la zona, el misterioso don Antonio, la churrera Margarita, Josefa la echadora de cartas, el tío pederasta de una de las desaparecidas, doña Mariana, la maestra de las niñas, … y por otro lado, la humilde peripecia de las familias, atenazadas por la miseria que Angelita, una de las chiquillas intentó paliar recogiendo clavos en un descampado para vender los hierros al peso en la trapería. Un relato cargado de ingredientes, incluidos la intervención de Tula la hipnotizadora, dispuesta a localizar a las niñas con procedimientos paranormales y una recompensa de 3.000 pesetas, enorme cuantía en esa época, para mantener en vilo a la ciudadanía.

ABC_19240806009

Lamentablemente como les decíamos las tres pequeñas fueron encontradas sepultadas junto a “una moneda, la limpiamos y vimos que eran diez céntimos. Al hallar algunas monedas más, pensamos si allí encontraríamos alguna cantidad importante de dinero, quizás un tesoro. Finalmente el total de dinero ascendía a 75 céntimos. Después de hallar, también una bota, un calcetín y algunos huesos más, avisaron a la Comisaría”, como relataba el estudiante de Medicina José Fernández Gordo, presente en el levantamiento de los cadáveres, entrevistado por el diario El Debate. Y aquí es donde entran en acción dos geólogos del Instituto Geológico, Juan Antonio Kindelán Duany y José Meseguer Pardo, llamados a personarse en el lugar del hallazgo. El juez de guardia, Fernández y Fernández de Quirós, considerando las versiones discrepantes de los obreros interrogados querís discernir si las cuevas mencionadas en el terraplén existían con anterioridad o si habían sido generadas por el movimiento de tierras para ocultar los cuerpos sin vida de las niñas.

Imágenes de la revista Estampa (http://hemerotecadigital.bne.es/pdf.raw?query=id:0003388721&lang=en&search=&log=19280221-00000-00040/Estampa+%28Madrid.+1928%29)

La tierra delatora

El informe que presentan los peritos geólogos al juez instructor y proporcionan a la prensa, ávida de noticias expone que “la tierra adherida a los restos humanos encontrados en la excavación de la calle de Cea Bermúdez y la que de ésta se tomó como muestra tipo son diferentes, según resulta del análisis petrográfico y del análisis químico, practicados por los respectivos especialistas señores Rubio, Messeguer y Menéndez Puget en los laboratorios del Instituto Geológico y Minero de España”. Además, del estudio petrográfico se deduce que la muestra de la excavación, “ofrece como caracteres distintivos la gran cantidad de morteros de construcción (cal y yeso), la presencia del ladrillo, carbonilla y pequeña proporción de materia orgánica, que acompaña a los elementos minerales”, mientras que las correspondientes a muestras tomadas de los restos cadavéricos “poseen mayor cantidad de materia orgánica, se halla desprovista de los referidos morteros de yeso y cal, de los trozos de ladrillo y de los pvequeños fragmentos de carbón”.

Tras realizar el pertinente análisis químico los expertos señalan que “la muestra tipo difiere esencialmente de las remitidas por el juez, al estar constituidas por una cantidad de sulfato de cal (yeso) y de carbonato de cal que no puede explicarse en los sedimentos sobre los que se levanta Madrid, y que proceden de los restos de construcciones echados en el vertedero. Esas substancias no se han observado en las tierras que venian adheridas o incrustadas en los huesos, las cuales, salvo pequeñas diferencias que se explican, responden por su composición a las que constituyen dichos sedimentos”. Y por afinar más, adjuntan al informe una vista panorámica tomada desde una azotea de la calle de Hilarión Eslava en mayo de 1924,  con la que consideran se puede situar con precisión el lugar de la excavación, a pocos metros de la esquina de la conocida como “casa de los estereros”. De acuerdo con este documento gráfico, confirman que el terreno “formaba una ladera suave, sin desmontes, tajos grandes ni pequeños; auxiliados con potentes aumentos no se ven grietas, cuevas, desmontes, elevaciones ni depresiones del suelo. […] Tenemos, por lo tanto, la reproducción exacta de éste en la época en que desaparecieron las niñas, cuando aún no estaba la calle de Cea Bermúdez, que lo fué en 1927. No se ve nada anormal, y lo que nos dice no está fundado en. referencias basadas en el error o apasionadas. La fotografía la hizo el inteligente y laborioso obrero D. Antonio Recarte y nos fué entregada espontáneamente por su padre. D. Miguel, con el único objeto de si podía servir de ayuda, como así ha ocurrido, en los trabajos topográficos […].  También hemos entregado un detallado plano con varios cortes, levantado por el auxiliar mayor de Minas D. Rodrigo Varó (cuya modestia sólo es comparable a su gran valer), en el que está representado el actual perfil del terreno, lo que es firme, lo que es vertedero y lo que es terreno echadizo, que tiene por origen las arenas y tierras producidas al hacerse los desmontes en la calle de Cea Bermúdez en el año 1927 y no en época anterior; arenas y tierras que se echaban a un lado para evitar los gastos de transporte a otros lugares. Cuando eran puras, y por lo tanto aprovechables, otros volqueteros las cargaban de nuevo para utilizarlas en las edificaciones de Madrid; todo eso después del 1927”.

recortes de prensa

Por todo lo expuesto, los geólogos hacen constar que “tanto la excavación primitiva donde se hallaron los restos humanos como las zanjas y el terreno removido por orden del señor juez es terreno de vertedero, caracterizado por su variada composición, cohesión y dureza. Insistimos en que en la superficie ni en las excavaciones hechas hemos visto indicios de existir o de haber existido grietas o cuevas. […] Hemos unido una fotografía, en la que se vé cómo quedan los escombros al hundirse por su propio peso un tajo de unos dos metros de altura por efecto de tener una pequeña cueva hecha en su base; fotografía que demuestra que si’ algo análogo hubiera ocurrido allí era imposible que pasara inadvertido a las autoridades y a tantísimas personas que por aquellos lugares transitaron en los días siguientes al de la desaparición de las niñas”.

No queremos dejar de presentar a los firmantes de la investigación, habitualmente dedicados a otros menesteres. Juan Antonio Kindelán, autor de un trabajo en torno al “Aprovechamiento de la energía interna de la Tierra”, allá por 1950, un proyecto de alumbramiento de aguas en Torrella, Valencia y de hojas del Mapa Geológico de España 1:50.000 como la de Corral de Almaguer, Llanes, Méntrida, Los Navalmorales y un largo etcétera. Por su parte, José Meseguer Pardo es el responsable de trabajos como el “Bosquejo del desenvolvimient​o de la minería hispana y su enseñanza técnica”, “Determinación de la edad de la tierra por la teoría de la radioactividad”, el “Devoniano en la provincia de Huelva”, “La petrografía sideral” o también de hojas del Mapa Geológico como la de Alhama de Murcia, Aranjuez o Burjassot. Y reconocer su profesionalidad en las observaciones, objetivas y analíticas, con las que cuestionaban  la versión oficial ampliamente propalada de que habían fallecido al refugiarse en una cueva que, posteriormente se había derrumbado, sin dejarse llevar en  ningún momento por impresiones personales, a pesar del calado del luctuoso suceso, prolongado por espacio de más de tres años, y con gran impacto en la opinión pública.


Y si te interesa la Geología aplicada a la criminalística, entra en nuestro tablero Resolviendo crímenes: Geología forense

Alicia González (alicia.gonzalez@igme.es)
Responsable de la Unidad de Cultura Científica
Instituto Geológico y Minero de España

Documentación: Sara Galnares
Biblioteca del Instituto Geológico y Minero de España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s