El hombre que radiografiaba la Tierra

rr

 

Roberto Rodríguez lleva observando la tierra con ojos sagaces desde hace muchos años, tanto como para ser uno de los pocos expertos internacionales capaces de trazar la geometría de la corteza terrestre. Recientemente presentaba un trabajo de investigación publicado por la American Geophysical Union (AGU) que sólo los más avezados pueden desentrañar. Se trata del colofón a “las observaciones que hemos hecho con equipos sísmicos del estudio de la corteza durante un gran número de años en un proyecto que se llama TopoIberia y en otras redes de observación, con el que hemos podido establecer muy precisamente la arquitectura de la corteza en la zona del Norte de la Península Ibérica, cuenca vasco-cantábrica y el Pirineo”. Porque los expertos en geología pueden concebir lo que no vemos, al modo que un arquitecto levanta un edificio desde los cimientos.

“El conocimiento anterior –explica Rodríguez- ya precisaba que antes de la colisión de la placa Ibérica con la europea a partir de hace 60 millones de años en que se crean los Pirineos, había un mar en esa zona -todos los mares evidentemente tienen una corteza continental adelgazada o una corteza oceánica-. Lo que hemos podido aquí poner en evidencia, la novedad, estriba en que en ese mar se había producido un proceso de extensión tan importante que incluso el manto superior estaba en contacto con la superficie inferior del agua y eso genera una geometría de la corteza peculiar, a la hora de establecer la arquitectura interior de la misma”. Lo de que había un mar ya se sabía, porque hay vestigios suficientes; de hecho, son muchos los excursionistas que vuelven del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido asombrados por los restos marinos encontrados en la zona, “toda esa inmensa cantidad de calizas que hay en el Parque Nacional que se pueden ver en los valles de Pineta, o de Ordesa son calizas depositadas en ese mar entre 60 y 80 millones de años. Un mar que existía entre el microcontinente Iberia y el continente europeo”, nos cuenta.

Reconstruir la estructura interna de la Tierra

Unas conclusiones que arroja “el mayor proyecto competitivo que ha habido en España en Ciencias de la Tierra entre el año 2006 y 2015 en el que trabajamos unos 125 científicos de diez centros distintos y que tuvo una financiación pública de cinco millones de euros. Por lo tanto, es el proyecto de investigación público competitivo más importante que ha habido en el panorama científico español en el campo de las Ciencias de la Tierra”. Durante esos años, aparte de hacer investigaciones sobre el terreno, los científicos desplegaron dos redes de observación de la tierra, una especie de terrascopio terrestre, el Iberarray, formado por 40 estaciones de GPS que miden las deformaciones milimétricas de la corteza terrestre y otras cuarenta estaciones sísmicas que recogen todos los días los pequeños sismos que se generan diariamente en la corteza terrestre. A partir de ellos “intentamos reconstruir la estructura interna de la Tierra como si fuera una radiografía”, nos dice muy plásticamente el responsable del Departamento de Investigación y Prospectiva Geocientífica.

IMG-20180319-WA0007Una tarea ciclópea que ha proporcionado tal cantidad de datos que aún se siguen generando y se generarán durante algunos años más publicaciones científicas con las que “analizar en la estructura interior de la tierra los mecanismos de los terremotos en la Península Ibérica y tener un mejor conocimiento de la posible ubicación de recursos no conocidos hasta ahora. Gracias a este proyecto han detectado, por ejemplo, “determinadas zonas de la Península Ibérica con una mayor potencialidad para generar terremotos, porque ellas hay fallas, más allá de la clásica zona Sureste de la Península Ibérica que se conocía o la zona Norte del Pirineo. A partir de TopoIberia han aparecido otras zonas en Galicia y León donde hay fallas con un cierto potencial sismogenético no muy elevado, moderado, pero que existe”.

1.164 hojas geológicas que resumen España

Antes, Roberto Rodríguez dio forma a nuestro país literalmente, como parte del proyecto MAGNA, que duró desde el año 1972 hasta el año 2014: “El dibujo de la geología, de la superficie de la Tierra en España ya lo hemos hecho y ahora estamos en una fase de actualización, pues las técnicas y los métodos de la ciencia han evolucionado tanto en estos 40 años que muchos mapas de los 70 y 80 hay que revisarlos de manera bastante sustancial”. En él se dibujó la geología de las 1.164 hojas geológicas, los 50000 que componen la Península Ibérica. Por lo tanto, a nivel superficial sí tenemos un buen conocimiento y a nivel del subsuelo estamos profundizando ahora con métodos indirectos de separación por métodos geofísicos. Eso nos permitirá en un futuro no muy lejano tener un conocimiento en tres dimensiones de la geología de toda la Península Ibérica”.

Equipo del 200 en Verín 1985
Equipo de investigación de la hoja de Ourense/ Verín del mapa Geológico de España a escala 1:200.000. De izquierda a derecha: Luis Miguel Martín-Parra (IGME), Jose Luis Barrera (Geoprin), Jorge Marquínez ( Universidad de Oviedo), José Ramón Martínez Catalán (Universidad de Salamanca), Pedro Farias ( Universidad de Oviedo), Gloria Gallastegui (casi oculta, IGME Oviedo), Roberto Rodríguez, Francisco González Lodeiro (actual Director del IGME) y Nemesio Heredia Carballo ( IGME Oviedo)

“En un futuro no muy lejano tendremos un conocimiento en tres dimensiones de la geología de toda la Península Ibérica”

Porque detrás del gestor está el dibujante de los pliegues de la tierra que apreciamos cuando nos muestra una recreación tridimensional de la estructura de la corteza en la zona de Torrelaguna: “Está hecha por mí hace un montón de años durante una salida al campo del 15 de mayo de 1978” y acto seguido vemos una imagen suya con otros científicos, incluido el actual director del Instituto Geológico y Minero de España, en los tiempos en que los trabajos de campo requerían tanto entusiasmo como ahora, para suplir la escasez de medios tecnológicos. Por eso quizá Roberto Rodríguez da por buena la poca repercusión que muchas veces tienen los avances que se hacen en Geología, consciente como es de que su disciplina de trabajo, la corteza terrestre, en la que se mueve dentro de la comunidad científica es muy restringida, pero que sitúa a nuestro país entre los quince mejores de todo el mundo.

Acercando la Tierra a los que la habitan

Tal vez envidia sanamente “la poca importancia que tiene el conocimiento de los procesos geológicos en la vida cotidiana de España”, sobre todo cuando lo compara con los conocimientos que sus propios nietos residentes en California tienen de lo que es un volcán o un terremoto. Y eso, pese a que España fue uno de los primeros países del mundo que crea un Servicio Geológico a partir del año 1849. Algo que desde el Departamento de Geología han intentado suplir: “quisimos abordar la divulgación del conocimiento geológico y para ello llegamos a un acuerdo con los parques nacionales, visitados anualmente por 10 millones de ciudadanos, lo que significa que tienen una buena predisposición para conocer el medio natural. A lo largo de quince años hemos logrado tener hechas y publicadas la mayor parte de las guías geológicas de los 15 parques nacionales y las que faltan estarán el año que viene”. Todo un éxito de ventas en formato físico que tiene su traslación en la web donde se pueden visitar en formato de libro electrónico, con más de 200.000 visitas al año desde su lanzamiento, lo que las sitúa como las segundas más visitadas después de los mapas geológicos del IGME.

índice1Recuerda con nostalgia los más de 20 años que ha dedicado a investigar en la Cordillera de los Andes, en Argentina, Chile, Perú y, en los últimos años, en Colombia. También las aventuras y desventuras vividas en la Antártida, investigando los confines del mundo. De sus palabras se deduce que Roberto echa de menos investigar, ahora que dice tener “fecha de caducidad” en su vida laboral, y que su futuro irá por la vía de “abrir caminos” en una tarea que sus ojos siguen describiendo como fascinante.

PROYECTOS DE INVESTIGACIóN


Y si te interesa cómo contaron los medios de comunicación la noticia, entra en nuestro tablero sobre Cartografía geológica.

Alicia González (alicia.gonzalez@igme.es)
Responsable de la Unidad de Cultura Científica
Instituto Geológico y Minero de España

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s