ENAMORADA DE LOS REYES DE LOS MARES PALEOZOICOS

Museo Evolución Humana 2016

Viéndola ahora tan reposada, arrebujada en su echarpe y con unos ademanes tan pausados, cuesta ver a la niña que “en plan salvaje” -según nos dice- disfrutaba los tres meses del verano en la casa de Moaña del bisabuelo. Aunque la vena estudiosa la padeció por contagio de su abuela, perteneciente a la Institución Libre de Enseñanza y quizá de Concepción Arenal, que pareciera describir a su afanosa tataranieta, empeñada en estudiar unos animales en los que apenas nadie había reparado hasta entonces. Así, la niña que iba con frecuencia con el abuelo al campo y a la que soltaban para “buscar bichos” fue la primera autora de una tesina sobre paleontología en la Universidad Autónoma de Madrid.

 “El tedio es una enfermedad del entendimiento que no acomete sino a los ociosos”

(Concepción Arenal)

Hablamos con Isabel RábanoDirectora del Departamento de Infraestructura Geocientífica y Servicios, con motivo del 11 de febrero, Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia

“Yo quería trabajar en Paleo Humana, pero el último año de carrera descubrí a los trilobites y me enamoré de ellos. Me fascinó que vivieran hace 500 millones de años y fueran los reyes de los mares durante 300 millones de años”

“Yo quería trabajar en Paleo Humana, porque había muchas incógnitas, pero el último año de carrera descubrí a los trilobites y me enamoré de ellos. Me fascinó que vivieran hace 500 millones de años y fueran los reyes de los mares durante 300 millones de años”. Ese enamoramiento no se ha apagado con el paso de los años, sino que la ha llevado recientemente a firmar con otros expertos un estudio sobre los Megistaspis (Ekeraspis) hammondi, un trilobites de hasta 30 centímetros, encontrado en lo que se conoce como un “yacimiento excepcional”, por la presencia en el mismo de restos del cuerpo blando, algo absolutamente inusual. “Me satisface mucho la investigación –nos cuenta y añade- mi interés por la naturaleza viene de familia. Mi abuela estudió Ciencias Naturales en los años veinte, cuando el Museo de Ciencias Naturales era un centro adscrito a la Universidad.

Tuvo allí grandes maestros, como Eduardo Hernández Pacheco o Ignacio Bolívar, el zoólogo experto en invertebrados, quien le propuso seguir en ello, pero mi abuela se casó, a su marido ingeniero lo destinaron fuera de Madrid y se frustraron sus expectativas. En el museo he tenido la oportunidad de volver a introducir los proyectos de investigación en paleontología. Desde su fundación en 1849, el Instituto tuvo importantes investigadores en esta materia, pero tras la guerra este tipo de trabajos languidecieron”.

“Las mujeres han dejado de ser fantasmas en la ciencia”

Isabel Rábano FinalEl hábito a la estupefacción que se encontró al plantear el objeto de su tesina le ayudó a no reblar en su trayectoria cuando, tras conseguir un puesto de científico titular en el CSIC, le ofrecen ocupar la dirección del Museo Geominero buscando una persona que no estuviera en vías de jubilarse como había sucedido en épocas anteriores. Isabel Rábano afrontó la propuesta como un reto “en un museo que yo ya conocía, pero donde me di cuenta de que había unas colecciones muy potentes, aunque sin proyectos de conservación ni educativos, y con muy escaso personal. Con mucho susto me incorporé a un puesto de trabajo desconocido para mí, ocupado tradicionalmente por un ingeniero de minas”. Así que, en lugar de tomárselo como un puesto cómodo –era la primera mujer en un cargo administrativo relevante- empezó a crear un equipo humano, a poner en valor la colección y a superar una fase de mala gestión en la que no había documentos de registro o catálogo o un proyecto de visitas escolares. “Las colecciones han sufrido mucho. Me pregunto cómo han podido maltratar una de las colecciones históricas más importantes de España. En Paleontología son muy importantes los primeros ejemplares que se extraen de un yacimiento y el Museo Geominero custodia colecciones originales de importantes localidades históricas españolas”.

Su devoción raya casi el fetichismo, porque para Isabel “son las muestras que los investigadores de entonces (el siglo XIX) recogieron en sus trabajos ordinarios. Ellos estaban investigando para conocer los terrenos, datarlos y, por ejemplo, era la primera vez que se descubría un yacimiento de hace 500 millones de años, con un fósil del Cámbrico que da indicios de que existió ese período en España”. Pasamos así de la magia, de lo que se intuye, al logos, al conocimiento que la ciencia avala con sus descubrimientos y que los investigadores fundamentan con sus estudios. Algo que a día de hoy se sigue haciendo, enriqueciendo la colección del museo con piezas como la colección de moldes de las piezas halladas en el yacimiento de vertebrados pleistocenos de Fonelas. “Tiene que ser un Museo vivo con investigadores –dice Rábano-.

Recientemente ha firmado junto con otros expertos un estudio sobre los Megistaspis (Ekeraspis) hammondi, un trilobites de hasta 30 centímetros, encontrado en lo que se conoce como un “yacimiento excepcional”

Yo misma he podido compaginar mi trabajo con mi investigación sobre paleontología y bioestratigrafía del Paleozoico Inferior, así que sigo con mis trilobites y en estos 20 años he descubierto la investigación histórica, que complementa mi trabajo de gestión en la difusión de fondos, haciendo inventario y creando proyectos de donaciones de minerales”. Entre sus logros, destaca la configuración de un equipo humano que ha traducido su armonía en buenos resultados: “Me siento reconfortada y todo eso a base de ir tejiendo, arañando plazas”. Entre las contraindicaciones, los reproches de sus hijas que “me decían que pasaba más tiempo en el Museo y que siempre estaba de viaje” y no se la pueden imaginar “en casa, seguirás escribiendo”. Un vaticinio que acepta una vez más sonriendo.

“Tiene que ser un museo vivo con investigadores”

PROYECTOS DE INVESTIGACIóN


Y si te interesa cómo contaron los medios de comunicación la noticia, entra en nuestro tablero sobre Trilobites

Alicia González (alicia.gonzalez@igme.es)
Responsable de la Unidad de Cultura Científica
Instituto Geológico y Minero de España

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s